prevRegresar

¿Cómo funciona un Fideicomiso bancario?

Un Fideicomiso es un excelente instrumento para asegurar el futuro de tus activos. En este artículo te contamos cómo funciona.

En otro artículo explicamos qué es un Fideicomiso bancario. Esta vez, responderemos a algunas preguntas acerca de cómo funciona un Fideicomiso bancario, su nivel de riesgo y, para finalizar, expondremos un ejemplo de su aplicación.

¿Cómo funciona un Fideicomiso bancario?

De entrada, es importante recordar que el Fideicomiso sirve para que una persona (el fideicomitente) encomiende sus bienes a un tercero imparcial (el fiduciario) que respete, administre y custodie sus intereses hasta hacerlos llegar al beneficiario o fideicomisario. En el caso de un Fideicomiso bancario, el banco cumple el papel del fiduciario, por lo que debe encargarse de dar seguimiento a los objetivos establecidos en el contrato de Fideicomiso.

El Fideicomiso bancario es, a fin de cuentas, una herramienta jurídica que funciona como una garantía de que los activos del fideicomitente se mantendrán, recolectarán o distribuirán de acuerdo con su voluntad en el futuro. Así, funciona como un acuerdo en el que la institución bancaria se compromete a cumplir con otorgar al beneficiario las propiedades o activos que el fideicomitente destinó para él.

Ahora bien, aunque el Fideicomiso guarda muchas similitudes con el testamento, tienen una diferencia fundamental: el momento en que entran en acción. Mientras que el testamento asegura únicamente el cumplimiento de los deseos después de la muerte, el Fideicomiso es revocable en vida y entra en vigor de inmediato. Además, una vez que se crea un Fideicomiso, el fideicomitente puede nombrarse a sí mismo fideicomisario, y solicitar un sucesor. De este modo, el fideicomitente podrá tomar todas las decisiones y gestionar sus activos siempre que lo desee. En caso de que llegue a faltar, el sucesor podrá hacerse cargo de ellos de inmediato.

¿Qué tan seguro es un Fideicomiso bancario?

Los fideicomisos bancarios son instrumentos de bajo riesgo. Sin embargo, podrían existir contratiempos si los acuerdos pactados se retrasan o no llegan a cumplirse. Los fideicomisos también pueden estar sujetos a las tasas de interés, al mercado cambiario, la inflación o causas externas como el riesgo político o el riesgo inherente al mercado financiero.

Al mismo tiempo, es importante tener en cuenta las cláusulas del contrato de Fideicomiso. Algunas instituciones bancarias cuentan ya con contratos preestablecidos, y estos podrían no empatar por completo con los intereses y deseos del fideicomitente. Para evitar esta desventaja, Banco Covalto ofrece una atención ágil, personalizada y un proceso eficiente a través de herramientas tecnológicas administradas por profesionales especializados.

De cualquier manera, el Fideicomiso tiene múltiples ventajas. Primero, porque es un contrato secreto que cuida la identidad de sus partes. Luego, porque ofrecen seguridad futura a tus bienes al funcionar como una planificación y un respaldo por parte de una institución financiera capacitada.

Un ejemplo de Fideicomiso bancario

Aunque existen muchos tipos de fideicomisos, un ejemplo de Fideicomiso bancario fácil de explicar es el de administración patrimonial. A través de este, puedes decidir cuál será el rumbo que tomará tu patrimonio a largo plazo. Un ejemplo sería establecer, a través del Fideicomiso, el deseo de destinar ciertos recursos a la educación de tus hijos o hijas cuando cumplan determinada edad. Así, además de asegurar que existen los activos para solventar ciertos gastos, ofreces protección a tus beneficiarios.

En Banco Covalto, ofrecemos fideicomisos de emisión privada o pública, de fuente de pago y/o garantía, de administración e inversión, desarrollo inmobiliario, depósito condicionado, administración patrimonial o zona restringida. Si tienes más preguntas sobre cómo funciona un Fideicomiso bancario, no dudes en contactarnos.

Los datos, información y/o cualesquier manifestación aquí contenida se expone meramente a título informativo y no constituye una recomendación de inversión, policitación, oferta, solicitud u obligación por parte de Banco Covalto, S.A., Institución de Banca Múltiple, ni de ninguna de sus sociedades controladoras, filiales y subsidiarias, para llevar a cabo operación o transacción alguna. En relación con lo anterior, Banco Covalto, S.A., Institución de Banca Múltiple, sus controladoras, subsidiarias, filiales, sus administradores, representantes, directores, socios, empleados o asesores no asumen responsabilidad alguna en relación con la información contenida en este medio, ni de cualquier uso no autorizado del mismo.

Comparte:

Este artículo te interesará:

4 razones para abrir una Cuenta Empresarial
prevprev Anterior
nextnext Siguiente