prev

Las inversiones son una de las mejores formas de cuidar y crecer tus activos, ya que pueden generar rendimientos por encima de la inflación. En los años recientes han surgido muchas instituciones financieras que permiten empezar inversiones con cantidades accesibles. Esto es una gran noticia, pero es muy importante que, si estás pensando en invertir, lo hagas siempre con conocimiento. Estos son algunos de los elementos que debes tomar en cuenta:

1. Tu perfil como inversionista

El primer paso para empezar a invertir es identificar qué tipo de inversionista eres o quieres ser. Toma en cuenta tu capacidad de ahorro, el volumen de tus activos, tu nivel de tolerancia al riesgo, tus conocimientos financieros, tus obligaciones fiscales, tus ingresos, la rentabilidad que esperas y la duración que quieres que tenga tu inversión.

Existen cuatro tipos de inversionista:

  1. Conservador: Eres poco arriesgado. Prefieres tener tu dinero seguro y al alcance.
  2. Moderado: Te gusta equilibrar la seguridad con las ganancias. Tomas riesgos, pero siempre con prudencia.
  3. En crecimiento: Conoces el mercado y te atreves a tomar riesgos, pero nunca vas demasiado lejos.
  4. Agresivo: Te gustan los riesgos y los rendimientos altos. Mantienes la tranquilidad y sabes sobrellevar los momentos difíciles.
2. Objetivo de tu inversión

A grandes rasgos, podríamos dividir los objetivos de la inversión en tres tipos principales: protección de la inversión inicial, obtención de rentas fijas y crecimiento a través de la apreciación del capital.

  1. La primera de estas categorías se refiere a las inversiones cuya meta es, más que el crecimiento, el cuidado de la cantidad invertida. Lo fundamental es que el riesgo sea bajo. Esto hace que también los rendimientos lo sean, pero siempre deben ser mayores a la inflación.
  2. Las inversiones de renta fija suelen dar un rendimiento moderado, pero tienen la ventaja de que los inversionistas reciben una cantidad periódicamente. Es una excelente estrategia para quienes quieren complementar y diversificar sus ingresos.
  3. Las inversiones que buscan el crecimiento a través de la apreciación del capital son las que pueden dar mayores ganancias, pero a menudo implican un mayor riesgo. Normalmente se trata de inversiones a largo plazo, que requieren de paciencia y conocimiento de las oscilaciones del mercado.
3. Nivel de riesgo

Aquí hay que hablar con claridad: no hay inversiones sin riesgo. Lo que existe son inversiones con riesgos más bajos que otras. A menudo las inversiones más riesgosas ofrecen mayores rendimientos, pero esto no es una regla. Si estás considerando diferentes opciones con la misma rentabilidad, es importante estudiar y encontrar la que tiene menor riesgo. De igual manera, si estás sopesando opciones con un nivel de riesgo similar, lo mejor es escoger la de mayor rentabilidad.

Al pensar en el riesgo es fundamental que tomes en cuenta tu capacidad de asumirlo. Una buena manera de manejar este factor es diversificar tu portafolio. Lo más recomendable es tener solo una pequeña parte de tus activos en inversiones de alto riesgo, una parte menor en inversiones de mediano riesgo y la mayor parte en inversiones seguras.

4. Duración de la inversión

Existen inversiones a corto plazo (menos de un año) y a largo plazo (más de un año). Al empezar a invertir debes pensar en cuánto tiempo esperarás para poder acceder a tu dinero de nuevo y disfrutar de tus rendimientos. Los activos a corto plazo generan menores rendimientos, pero son más seguros y comprometen menos tu liquidez. Los activos a largo plazo son ideales para proyectos grandes (jubilación, poner un negocio, pagar la universidad, comprar una casa, etc.). La mayor parte de las instituciones financieras ofrecen distintos plazos con distintos rendimientos, lo que te permitirá encontrar una que se adapte a tus planes y tus condiciones.

5. Rendimientos

Si quieres empezar a invertir es porque esperas obtener rendimientos. Como pudiste ver en los párrafos anteriores, estos dependen de varios factores. Las inversiones a largo plazo dan mejores rendimientos, pero disminuyen durante ese tiempo tu liquidez. Las inversiones seguras suelen tener rendimientos bajos, pero son buenas para construir un patrimonio sólido.

Cada variante se adapta a un estilo de mercado y a un perfil inversionista. Antes de empezar a invertir toma en cuenta todos estos elementos, de forma que puedas realmente crecer tus activos y no pierdas dinero por invertir sin responsabilidad.

Los datos, información y/o cualesquier manifestación aquí contenida se expone meramente a título informativo y no constituye una recomendación de inversión, policitación, oferta, solicitud u obligación por parte de Banco Covalto, S.A., Institución de Banca Múltiple, ni de ninguna de sus sociedades controladoras, filiales y subsidiarias, para llevar a cabo operación o transacción alguna. En relación con lo anterior, Banco Covalto, S.A., Institución de Banca Múltiple, sus controladoras, subsidiarias, filiales, sus administradores, representantes, directores, socios, empleados o asesores no asumen responsabilidad alguna en relación con la información contenida en este medio, ni de cualquier uso no autorizado del mismo.

prevprev
nextnext

BANCO COVALTO S.A., INSTITUCIÓN DE BANCA MÚLTIPLE DERECHOS RESERVADOS 2022.

Ferrocarril de Cuernavaca 689, Piso 9 Col. Ampliación Granada, Alcaldía Miguel Hidalgo C.P. 11529. Ciudad de México, México.

Teléfonos Conmutador 55 5278 3820 / Atención Covalto 55 5278 3839.

Buró de Entidades FinancierasInstituto para la Protección al Ahorro Bancario